miércoles, 10 de septiembre de 2008

Historia de amor

Dos de mis primos se enamoraron de adolescentes, pero sus respectivos padres no les dejaron hacerse novios...

Con el tiempo mi prima se separó del marido y a mi primo lo echaron de su casa por pegarle a la mujer. Se reencontraron y vieron que no eran adolescentes. No eran los mismos cuerpos y la vida les hirió el carácter. Aún así se miraron y pensaron que tal vez..., quizás buscando otra oportunidad, quizás intentando regresar en el tiempo. Sí, lo han adivinado. Fue un desastre, lo que eran se impuso a lo que deseaban (si de verdad lo deseaban) y no estuvieron ni una semana juntos.

Mi prima había tenido un novio, hacía mucho tiempo, que la maltrataba y amenazaba con suicidarse si lo dejaba. Mi primo siguió siendo un maltratador, aunque igual de guapo, tiene hijos con tres mujeres distintas. Aunque nada tenga que ver una cosa con la otra.

Pero digo yo que aquella historia de amor en la que participamos los demás primos y amigos de la época facilitando encuentros furtivos, oyendo varias veces el relato de un beso y viendo miradas chispeantes que iban y venían de una cabeza loca a otra cabeza loca, fue una verdadera historia de amor.


3 comentarios:

maray dijo...

existem certos amores que só sobrevivem no perigo. Aliás, acho que amar uma ilusão é um perigo :)

besos

Microalgo dijo...

Mas amar uma ilusão se calhar é a úmica forma de faze-o... quém é que não faz uma ilusão da pessoa amada?

Beijos.

Juanjo Merapalabra dijo...

¿Qué es la vida?
Un frenesí
¿Qué es la vida?
Una ilusión
Que la vida son los sueños
Y los sueños
Sueños son.

Y digo yo, si eso es la vida, ¿cuánto de ilusión tendrá el amor?
¿será el sueño dentro del sueño?
será mejor tratar de vivirlo que pensarlo. (ays, se nota que no soy Calderón)