sábado, 7 de marzo de 2009

Cata


He lamido el suelo para saborear las pisadas de los peatones,

son agrias como los sueños no cumplidos y los bandos equivocados,

pisadas cargadas de huesos y kilos de más,

de dentaduras postizas y sonrisas forzadas,

saben a páncreas enfermos e hígados alcoholizados.


No se mantiene en boca mucho tiempo,

debe ser gente apresurada o a la que le queda poca vida,

y al tragar mezclada con saliva se siente en la garganta

la poca tierra de sus tumbas,

la ceniza de sus incinerados y algún meado de sus perros.


La ligera salinidad la debe poner la humedad del mar

y los lejanos recuerdos a detergente

los pone el Servicio de Limpieza de Conciencias en las Aceras

del ayuntamiento. Donde debía estar la ficha de cata

solo hay una pegatina gastada que indica como recuperar

el coche que se llevó la grúa.

Pero eso es para conductores.

3 comentarios:

Microalgo dijo...

Sombrerazo, sí señor.

Ya hablaré yo con Usted con más calma.

Un abrazote.

Juanjo Merapalabra dijo...

Gracias por darme con el sombrero.

Intentaremos que por lo menos tengamos tiempo para hablar que últimamente siempre nos vemos poquito y con mucha gente que desea hablar con usted don micro.

Microalgo dijo...

Nada, nada: nos buscamos un huequito la próxima en el Pay.