miércoles, 11 de marzo de 2009

Año nuevo. Vida nueva


Doce puñaladas, sin ensañamiento, una por campanada.
Cada una un propósito que no logré contigo.
Son buenos deseos para abrir el año y una vida sin ti.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

Joé.

¿Y un tiro por cada cuarto?

Anónimo dijo...

Muy bueno.