martes, 17 de febrero de 2009

Juegos peligrosos


No me mires con esa sonrisa juguetona en los ojos. No me muestres tus remedos de colmillos de lobo. No te pongas en posición de ataque. Yo soy un zapato nuevo, recién comprado, y tu ya tienes una alpargata viuda a la que seguir destrozando con tus juegos.

5 comentarios:

Haldar dijo...

que si el perro me come los zapatos nuevos, de seguro termina volando por la ventana!

Microalgo dijo...

Je, je, jeee...

Enrique Páez dijo...

zapato usado, zapato violado

sinverweb dijo...

Hace tiempo que no venía a leer por aquí (el pre-post-carnaval...) y te leo vehemente y feroz. ¿Inviernazo infiltrado en las índoles? A mi me pasa, pero no lo escribo. Sólo se barrunta la primavera en las vallas publicitarias de lencería. No está mal, pero me faltan las golondrinas y su banda sonora. Ojalá quede menos, porque ahora escucho llover y me parece estar encerrado en cierto cuento de Robert Sheckley. Salud.

Juanjo Merapalabra dijo...

No se si darle las gracias por lo de la vehemencia y ferocidad. Ya hablaremos don sinver y veremos si salió usted de ese cuento que dice.