martes, 11 de noviembre de 2008

El bosque

El bosque no es el mismo de día que de noche. Las sombras son distintas, mi mirada es distinta, mi imaginación tiene alas y mi corazón me hace sentirme vivo. El bosque es extraño por la noche, sus habitantes no son los mismos, me miran atentos, esperando. El bosque es extraño por la noche. Soy un extraño en la noche para el bosque.

1 comentario:

Microalgo dijo...

―¿No os parece, señor, que los bosques son como iglesias?
―¿Y eso por qué, Planchet?
―Porque en éstas como en aquellos nadie se atreve a hablar en voz alta.


(Alejandro Dumas: Los Tres Mosqueteros).

(Yo es que soy mucho de plantar citas, ya sabe).