sábado, 26 de julio de 2008

SONETO PARA UN ADOLESCENTE ENAMORADO

,Durante un tiempo quise montar un taller de literatura sin adjudicar, para que cualquier escritor o persona que desease agarrar algo de ahí y decir que es suyo, lo hiciera. Ese taller es uno de esos proyectos que nunca se realizan, pero que siempre están ahí.

Si algún adolescente (por edad o por mentalidad) desea este soneto, no tiene más que decirlo que se lo puede atribuir, y yo pondré su nombre en otro color con letra más pequeña debajo del poema como si él lo hubiera escrito.

Esto vale para todo lo que en el futuro vaya publicado con la etiqueta que ven abajo.

Sabes que nuestros ojos se encontraron
y saltaron chispas de la mirada.
Mis ojos eran la puerta de entrada
por la que tus pensamientos pasaron.

Nuestra mirada los demás miraron,
nos vieron mirarnos sin decir nada,
nos miramos con la boca cerrada ,
y sólo los que nos vieron hablaron.

Ahora, te hago un soneto sin prisa,
catorce versos preguntan así
como si fueran una suave brisa

¿Me darás una respuesta precisa?
si mañana nos vemos di que sí
con otra mirada y una sonrisa.

3 comentarios:

maray dijo...

Acho que entendo sua idéia. Existe outro poema que diz que criamos filhos para o mundo, que ao nascer, nossos filhos deixam de ser nossos. Amo palavras quase como amo meus filhos. Entendo que elas, ao nascer, devam ser soltas pelo mundo, para frutificar. Mas não sei se teria tanto despojamento. Na realidade, sou ciumenta (zelosa) de meus filhos e também de minhas palavras :)

Juanjo Merapalabra dijo...

Uno nunca sabe hasta dónde llegará un hijo de palabras suelto por la vida. Y también me cuesta pensar que alguien puede querer apropiárselo, pero es curioso que alguien quiera ponerle su nombre a algo que no escribió y decir que lo hizo, me gustaría saber, llegado el caso, cómo me siento.

Anónimo dijo...

quiero que sea mio